viernes, 15 de junio de 2012

Los bomberos en Roma









Los inicios de los Cuerpos de Bomberos, se remotan a Grecia y Roma. Lentamente, esta institución se desarrolla logrando un alto grado de eficiencia en el siglo I. d.C.
Existen evidencias históricas de grupos organizados contra incendios, y entre las más antiguas comparables con los bomberos de hoy, surgen la de los romanos.
En el año 2004, arqueólogos alemanes, dirigidos por Bernd Paeffgen, descubrieron en el Valle del Rhin, una bomba de agua de una antigüedad de 1650 años. El equipo tenía además un tubo delgado de 1,10 m. que iba unido a la bomba.
Roma tenía un Cuerpo de Bomberos que contaba con 7.000 miembros que luchaban contra las llamas, usando métodos empíricos y muy eficientes. Poco se sabe de los Bomberos entre los siglos III al X.
Las Bombas de hoy, son copias mejoradas de las “Siphona”, creadas el siglo IV A.C. por Ctesibius, ingenioso griego nacido en Alejandría y por el griego, Heron, nacido el año 200 A.C. . Eran manejadas manualmente y consistían en dos pistones de bronce conectados a una salida y ajustados a una base de madera que se sumergía en el agua. Estas son las primeras bombas utilizadas después del cubo de cuero.



Válvula de una bomba Ctesibio recuperada en las excavaciones del puerto romano de Tadeo Murgia (Irun-Oiasso) realizadas por la Fundación Arkeolan. Foto: Museo Romano Oiasso.


En el 440 A.C., y por un corto tiempo, se usó un estanque confeccionado con el estomago de los animales. El intestino era usado en forma de manguera, mientras el estomago, servía de tanque. Para operar tan rústico sistema, se llenaba de agua el tanque y se llevaba al lugar del siniestro; los intestinos se estiraban hasta alcanzar el edificio en llamas, y varios hombres hacían presión sobre el estanque, lanzando el agua a través de las mangueras hasta el fuego.En el año 300 a.C. en Roma, apareció la “jeringa”; era un cilindro con un pistón para darle presión. Se llenaba de agua y haciendo presión con el pistón, salía el agua con relativa fuerza. Estuvo en uso en Inglaterra hasta fines del siglo XII.

Al principio estas “máquinas” de extinguir incendios, eran manejadas por voluntarios, que cooperaban generosamente en los incendios.Trajano, se opuso tenazmente a crear un Cuerpo de Bomberos Voluntarios, pues los consideraba ineptos y conflictivos. En su lugar, sugirió que el Gobierno proveyese máquinas de extinguir incendios y que los dueños de las casas ardiendo y todo aquel cuya casa estuviese en peligro, fuesen obligados a operar dichas maquinas.






 Marco Licinio Craso
En la antigua Roma, Marco Licinio Craso, era el hombre más rico de la ciudad,y ello en gran medida gracias al fuego. Sin embargo, la historia le otorga el mérito de haber sido el organizador del primer “Servicio contra Incendios de Roma”. Se dice que para mantener activo a sus bomberos y siempre con trabajo, también organizó las primeras brigadas de "incendiarios" de la Historia. Craso, ideó el negocio de comprar edificios cuando estaban ardiendo y aquellos adyacentes que estuviesen en peligro.
Los compraba a bajo coste, aprovechándose de la ocasión en que los dueños los vendían a cualquier precio ante el temor de perderlo todo.El primer Cuerpo de Bomberos, organizado como tal surge en Roma y su creador fue el emperador Augusto Cesar el siglo I a. C. Se componía de 600 esclavos a los que llamaban Vigiles.



http://www.tesis.ufm.edu.gt/arq/2004/75630/brenda%20diaz.htm
Dibujos extraidos del Manual de Instrucción Bomberil,
 Escuela Nacional de Bomberos, 1994.
 
Este sistema de Esclavos Bomberos, funcionó durante 30 años, hasta que se reorganizó el Cuerpo de Bomberos, creando un grupo de 10.000 bomberos (esclavos liberados o ciudadanos), mejor entrenados y equipados.

Esta organización funcionó hasta la caída del Imperio Romano (476 d.C.). Aunque se seguían llamando Vigiles, eran miembros de una organización semi militar, con divisiones y subdivisiones similares a aquellas del ejército romano, estando cada división a cargo de una demarcación o zona especifica. Este Cuerpo de Bomberos estaba dividido en diez cohortes urbanas y cada un, controlaba y era responsable de la seguridad de los distritos semi urbanos, de la ciudad.Al principio, los cuarteles fueron establecidos en residencias privadas, siendo dotados luego de cuarteles propios. Cada cohorte tenia 2 Shipona, escaleras, escobas de metal, picotas, mallas, palas y otros equipos.El salvamento y protección de la propiedad se hacía cubriéndola con mantas llamadas Formiones, las que, siendo impermeables evitaban que el agua las dañara. Se disponía de hachas, llamadas dolobrae. Las mallas de seguridad, muy parecidas a las usadas hoy, eran conocidas como cantones. Las escaleras se conocían por escalae; otro equipo ya en uso para esta época era el arpón (perticae) y los cubos hechos con sogas fuertemente tejidas y entrelazadas (amae).El personal tenia distintos rangos, incluyendo un Prefecto, un Sub-Prefecto, 10 Tribunos, 100 Centuriones, 100 Vixillarii, y un número indeterminado de bomberos con distintas calificaciones, denominadas: Acquarii, Siphonarii, Uncunarii y Falcarii. Su clasificación indicaba el trabajo que realizaba en la escena del incendio.

http://www.tesis.ufm.edu.gt/arq/2004/75630/brenda%20diaz.htm
Dibujos extraidos del Manual de Instrucción Bomberil,
 Escuela Nacional de Bomberos, 1994.
 

http://www.taringa.net/comunidades/taringamexico
/3570168/Feliz+dia+del+bombero%2521%2521%2521%2521.html 
 


El Prefecto tenía el Comando de todo el Cuerpo, quien era seleccionado por el emperador de entre la aristocracia romana.Los siphonarii estaban a cargo del manejo de las máquinas y los pitones, mientras que los Acquarii eran abastecedores de agua a las siphona.Los rangos de los Bomberos, eran similares a los del ejército romano.Los bomberos romanos recibían un salario y una pensión al retirarse tras 26 años de servicio. El prefecto tenía poderes de juez para juzgar asuntos relacionados con los fuegos. Si alguien obstruía el libre transito de los equipos, podía ordenar su arresto y celebrarle juicio inmediatamente. El castigo más común era un número de azotes, dependiendo de la intensidad y magnitud del incendio. Los Bomberos, eran una combinación de Bomberos y Policías, y llevaban macanas y otros objetos con los que castigaban a los que entorpecían sus labores. Entre los antiguos Jefes o Prefectos de mayor renombre durante este glorioso periodo, figura el Prefecto Aeneas Cyrenus.

En cuanto a algunos incendios famosos podemos citar el templo de Diana, Roma y Numancia.  Siendo el templo una de las siete maravillas del mundo, y abundando en él oro, piedras preciosas, maderas finas y esculturas de la época, es de imaginar la pérdida que su destrucción representó.

Roma
En el año 67 de la era cristiana, Nerón, emperador romano del año 54 al 68, en su afán de persecución hacia los cristianos, mandó incendiar la ciudad.  Es de suponer que, siendo un acto premeditado del emperador, el Cuerpo de bomberos existente  no tuvo intervención alguna.  Ello se deduce del hecho de que el fuego fue extinguido seis días después de intensa lucha. Los daños materiales y personales fueron cuantiosos. 
Las tinajas con agua en el atrio de las casas prescritas por la ley, habían resultado totalmente inútiles. Ante la inutilidad de sus esfuerzos, los bomberos se habían dedicado al salvamento de personas, pues muchas habían quedado cercadas en sus propias casas. El incendio había comenzado en la parte del Circo Máximo, contiguo al Monte Palatino, donde estaba instalado el mercado de los feriantes.

          Las funciones básicas en la lucha contra el fuego corrían a cargo de los Medicii, Vexillarii, Siphonarii, Aquarii, Centonarii, Emitularii y Sebaciarii.  Los Medicii en número de cuatro por cohorte, auxiliaban a los accidentados en el curso de los trabajos de extinción; los Vexillarii eran los porta-insignias de los vigiles, pues como el Cuerpo no era de formación regular no poseían signa sino vexilla (una por centuria); los Siphonarii tenían a su cargo la manipulación de los Siphos o bombas; los Acuario eran responsables del suministro de agua a las bombas; los Centonarii tenían la misión de la colocación y mantenimiento de Centones (cubiertas de lana que empapadas en agua servían para sofocar los conatos de fuego); los Emitularii se ocupaban del salvamento de personas y tendían colchones especiales para rescatar a los que se arrojaban por las ventanas, escapando del fuego.  En cuanto a los Sebaciarii, auxiliares de Cuerpo, su cometido era facilitar el alumbrado necesario en tareas nocturnas de extinción, ya que tenían a su cuidado el mantenimiento del alumbrado público en general de la ciudad.


Incendio de Numancia
Varios años antes de Cristo los romanos habían extendido su poderío hacia todos los confines del mundo exterior conocido.  Lógicamente las huestes romanas ya habían llegado a lo que se conoció con el nombre de Hispania, hoy España.  En su afán de conquista los romanos sitiaron a Numancia resistiendo los numantinos por espacio de diez años comprendidos del 143 al 133 antes de Jesucristo, y cuando al fin sucumbieron, antes de entregarse al enemigo decidieron quitarse la vida empleando el fuego y el veneno.  Al entrar en la ciudad, los romanos sólo hallaron desolación y muerte.  Los cadáveres en número aproximado de 6,000 se amontonaban en las calles y en las residencias; fue entonces cuando los romanos incendiaron Numancia, considerándose este incendio como uno de los más famosos de la antigüedad pues tras el incendio sólo quedaron en pie los muros que rodeaban a la ciudad.
Después la historia no registra hechos similares relacionados con la acción destructiva del fuego, no precisamente porque no hubieran ocurrido, sino porque los mismos no fueron registrados para trasladarlos a la posteridad.  De todas formas los citados son suficientes para llegar a la conclusión de que la carencia de medios combativos permitía en aquella época llegar hasta la destrucción de pueblos enteros.  Situaciones similares ocurrieron por la acción devastadora de las guerras, pues los invasores de un territorio no respetaban la vida de los vencidos, enseñoreándose la destrucción no sólo por la acción de las armas, sino por la acción del fuego.http://www.tesis.ufm.edu.gt/arq/2004/75630/brenda%20diaz.htm

La técnica para combatir incendios se paraliza después de la caída del imperio romano para resurgir a mediados del siglo XIV
Es difícil determinar cuantas ciudades siguieron el ejemplo dado por Roma, como también cuantas ciudades desaparecieron victimas de las llamas.
http://valparaiso-1851.blogspot.com.es/2007/02/bomberos-en-la-roma-imperial.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada