lunes, 11 de febrero de 2013

LAS MUJERES DE LA ALTA SOCIEDAD ROMANA: PATRICIAS-MATRONAS

Al igual que existían prendas y colores que los hombres poderosos e influyentes de la sociedad portaba y simbolizaban un determinado estatus, las mujeres no lo eran menos. En la imagen dos patricias, Helva a la izquierda y Calpurnia a la derecha acompañan al victorioso centurión Giovanni Romano y nos muestran que prendas y adornos usaban para el exterior en verano y cómo por sus colores, tejidos y símbolos reflejan que pertenecen a la flor y nata de la sociedad del siglo I d. C. Existe una idea equivocada de la forma de vestir y adornarse la mujer casada de "alta sociedad" romana. Generalmente era muy recatado. TÚNICA INTERIOR O INDUSIUM El equivalente femenino de la masculina Subucula ("bajo la túnica"), fue la Indusium , una túnica sin mangas. Eran túnicas rectas de manga larga o corta generalmente de colores claros. La forma era muy sencilla. Abertura en la cabeza, abertura en los laterales para meter los brazos y largura hasta el tobillo.Con estas túnicas también se dormía. En cuanto a los materiales se usaban lino, algodón y sobre todo lana. El algodón y lino eran más usados para verano y la lana para invierno. La túnica interior generalmente era de una sola pieza y con mangas, lo que daba mayor comodidad y además se usaban materiales livianos a fin de que con las posteriores capas con las que se envolvían, las mujeres romanas estuvieran más cómodas y con más libertad de movimiento. TÚNICA EXTERIOR O STOLA: La estolas era una túnica de las mismas características que la subucula, pero algo más corta. Se abrochaba por medio de botones en las mangas, con fíbulas en los hombros o simplemente sin abrochar, cosida. Se confeccionaban con una sólo pieza de tela con abertura central para introducir la cabeza o bien con dos trozos unidos. Esta es la vestimenta habitual de las matronas, las únicas que tenía derecho a llevar la stola. Se trataba de una prerrogativa celosamente guardada por las matronas y parece que en época de Tiberio se aplicaron sanciones contra las matronas que aparecían en público sin stola. En cuanto al material de que se confeccionaban las estolas, solía lino, lana, seda, algodón ( aunque a las mujeres romanas lo que menos le gustaba era este último). Lo más apreciado para esta pieza era la seda, de brillantes colores y rematada con bordados en la parte de inferior, en el cuello y laterales. CEÑIDOR O ZONA/ PATAGIUM La zona era un cordón que se ponía debajo del pecho y era fundamental en el vestido de la matrona, ya que era la señal inequívoca de que la mujer era casada y decente, advirtiendo a los hombres de su condición de casada. Las zonae podían ser de diversos colores, bordados e incluso estar adornadas con incrustaciones de piedras preciosas. Las mujeres de clase alta solían llevarla doradas o de púrpura, que indicaba una mayor dignidad y poder adquisitivo. Las mujeres que se habían casado varias veces (multivirae) añadían una parte en la zona inferior como distintivo de dignidad por ello. MANTO O PALLA. Aunque existe la idea equivocada de que las mujeres romanas iban mostrando sus cuerpos, nada más lejos de la realidad. Generalmente iban muy tapadas y en público y por la calle no debían mostrar su cuerpo ni siquiera casi las manos y muy poco de la cabeza. El manto o palla ( el de los hombres era el pallium ) era según Tertuliano ( De Pallio I) una pieza fundamental para toda romana decente. Estaba formado por una tela rectangular grande, de unos 3,50-4 metros de ancho y 1,30 o 2 de largo. Para la calle se llevaba sobre la cabeza y en casa se sujetaba de la manera más cómoda. Los más vistosos solían ser bordados y de seda pero también eran de algodón, lino u otras materias. Los colores eran variados y se apreciaban los colores brillantes. JOYAS Las matronas romanas eran coquetas. Usaban joyas de oro y plata, adornadas con piedras preciosas y semipreciosas, perlas, marfil o hueso. Las mujeres como en todas las épocas, competían por ser las más bellamente adornadas y más aún con la llegada de esclavas de exóticos lugares que lucían increíbles composiciones de joyería. No debemos olvidar que muchas de las formas utilizadas eran amuletos para propiciar la buena suerte o protección contra el mal de ojo (nudos de hércules, serpientes, cascabeles etc) en consonancia con el espíritu supersticioso de la civilización romana. ACCESORIOS. Completaban su traje con cintas de colores en el pelo (vitta). Las matronas de más alta clase llevaban cintas de oro o púrpura. Además llevaban bolsitos con forma de pequeños sacos de tela o similar , de ganchillo como se conoce uno en el Museo Británico. Portaban mappa o pañuelo para limpiarse el sudor o taparse la nariz de los malos olores de las calles. impregnado en perfumes. Llevaban además el flabellum o abanico y también la umbrella, sombrilla de colores brillantes, portada por una esclava , elementos que podían completar su ornato, además de signos evidentes de distinción propio y de su esposo. Las mujeres romanas, especialmente las mujeres de la corte y las patricias eran muy coquetas.Las emperatrices, cuyos bustos eran acuñados en denarios, monedas de bronce ,antoninianos ,etc ,marcaban tendencia y les surgían muchas imitadoras. La coquetería llegaba a tal extremo que los escultores se veían obligados a realizar pelucas en mármol muy fino para colocar en la cabeza de anteriores esculturas siguiendo las instrucciones de sus caprichosas clientas. Además de utilizar pelucas realizadas con cabello de esclavas ,utilizaban muchos accesorios para realzar el peinado tales como : Redecillas tejidas (algunas con hilos de oro) Trenzas Rizos Alfileres Cintas Perlas Joyas entretejidas en el cabello Tiaras (muy comunes en el imperio de Oriente) A lo largo del imperio, los peinados fueron complicándose siguiendo unos modelos: sujetaban todos los cabellos con cintas sobre la nuca, llevaban varios pisos formando un peinado alto, disponían los cabellos en semicírculo con tirabuzones alrededor.. La profesional de la belleza femenina se llama Ornatrix era una mezcla de peluquera, esteticien y asesora de imagen cuya finalidad fundamental era embellecer a las matronas romanas. En lo que respecta a las funciones de peluquería lavaban el pelo a las clientas, hacían eliminar las canas más visibles arrancándolas con pinzas y eran expertas en la confección de recogidos, elemento fundamental para diferenciar a simple vista a una dama y a una prostituta (ellas lo llevaban suelto). Estas profesionales también fabricaban pelucas que se llamaban CAPILLAMENTUM, con pelo importado de la India o que cortaban a las esclavas, también pintaban las zonas calvas de la cabeza. El color rubio causaba sensación entre ambos sexos y para conseguirlo se echaban polvo de oro, en el siglo VI a. C. los romanos adoptaron de los griegos la costumbre de teñirse el pelo color amarillo rojizo, consiguiendo este color con jabón caustico (espuma caustica o bátava) a base de sebo y cenizas. También se colocaban pelucas traídas desde Germania. Se usaban pendientes, pulseras, brazaletes, collares, tobilleras, anillos, diademas, pinchos para el pelo, joyas en el pelo, cinturones...En la época republicana la mujer era más comedida en adorno sin embargo, en el Imperio y a medida que se expandió el mismo, fueron llegando joyas de las más variadas formas, tamaños y materiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada