lunes, 11 de febrero de 2013

EL TRANSPORTE TERRESTRE EN ROMA

Desplazarse por tierra por el cada vez más amplio imperio romano, requería de medios ligeros y veloces. Además de ir a pie o a caballo, estos eran , para los que se podía permitir, los medios más usados: Por las calles de cualquier ciudad romana podían verse lecticas(Literas). Era el medio preferido de las clases pudientes. Las adornaban con profusión (más cuanto más acaudalado fuera el dueño) e iban acompañados por un cortejo de esclavos que abrían paso a la voz de “Paso a mi señor”. Si los gritos no eran suficientes para que la multitud se apartara, se recurría a empujones o puñetazos sin ningún tipo de reparo. El poeta Marcial comentaba: "El liberto que sabe apartar las turbas a empellones es un compañero más útil que un alto ciudadano poco resuelto." Julio Cesar tuvo que prohibir el uso de las literas limitándolo a ancianos y a ciertos días. También eran muy frecuentes la Sella(Silla). Un silla normal transportada por varios esclavos. Plinio el viejo hizo mucho uso de este medio e incluso cuando viajaba, iba dictando notas al escriba que caminaba a su lado. El Essedum. Era un carro ligero y unipersonal. Fue un vehículo bastante corriente y si había dinero solía adornarse o construirse con materiales preciosos. El Essedum se usaba entre las clases altas para “vacilar”. Algo así como los deportivos de la época. La Basterna. Era un vehículo sin ruedas en el que el pasajero viajaba sentado. Podía ser transportado por esclavos o por dos mulas. El cissium. Carro muy ligero tirado por dos caballos donde viajaban dos o tres personas. Podían alquilarse con o sin conductor y era de los medios más veloces para viajar. Cicerón cuenta que Marco Antonio recorrió 56 millas en una sola noche (10 horas) con uno de estos carros. La media es de unos 8.5 Km/h. El Carpentum. Era un carro de dos ruedas con una lona que lo cubría. Más adelante, Carpentum, sería el nombre genérico de cualquier carro, donde los constructores se llamaban carpententari (origen de carpintero). La Carruca. Carro grande de cuatro ruedas y cubierto en donde se viajaba acompañado de la familia. Los Plaustra. Era un gran carro para el transporte de mercancías. A pesar de que los carros tirados de animales tenían prohibido circular por las calles principales por las mañanas, el caos circulatorio en Roma solía ser perpetuo. Además, el movimiento de los grandes carros por las noches, también traía un gran problema de “contaminación acústica”. Las grandes ruedas de madera con sus llantas de metal chirriaban contra la calzada de piedra causando un gran estruendo. http://historiasconhistoria.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada