lunes, 11 de febrero de 2013

EL DIFÍCIL ARTE DE TOGAR

La prenda por excelencia romana de las clases pudientes, fue la toga. Como sus más de 5 metros de largo, vestir a un romano con ella no era nada sencillo. Perfectamente estudiados sus pliegues y y sus formas, por lo menos se requería dos esclavos que ayudaran a su colocación y a su mantenimiento cuando el romano paseaba por el foro de su ciudad, declamaba o se tomaba algún refrigerio en los numeroso thermoplia. Cómo vemos en la imagen, tres eran las formas que habían de darse a la misma: el umbo, el sinux y el perquam brevis además de los innumerables pliegues que habían de formarse. Para ello, se utilizaban pesos, que en los extremos de la tela, servían para dar cuerpo a la misma. La toga, era símbolo de poder y estatus social. La túnica y toga en blanco las portaban los candidatos a un puesto político como símbolo de la pureza de intenciones, las ribeteadas con franjas(toga praetexta) anchas púrpuras correspondían a senadores, más estrechas a caballeros, y para los jóvenes no adultos con un futuro prometedor en la sociedad romana. Las púrpuras y carmesí (en bandas) las portaban los pontífices. La toga exigua fue la toga más primitiva y era muy simple,la toga pulla de lana negra, era la toga utilizada en el luto de todos menos las clases patricias, la Toga picta púrpura y con adornos en oro, primero utilizada por los generales en sus defiles triunfales y luego por los emperadores, la toga muliebris para las prostitutas y mujeres divorciadas por adulterio... Además está prenda sufrió cambios a lo largo del tiempo pues se fueron alargando y acortando según las modas hasta que se dejó de utilizar por imposibilidad de libres movimientos de quienes las portaban. En el Grupo BONA DEA, y con nuestra preocupación por recrear fielmente, hemos estudiado minuciosamente su colocación para, como vemos en la imagen togar tal y como realmente se hacía y poder dar así a conocer el verdadero proceso al que se sometían todas las mañanas los personajes prominentes de la sociedad romana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada