lunes, 27 de febrero de 2012

BONA DEA (LA BUENA DIOSA). NUESTRA DIOSA Y NUESTRO NOMBRE.





BONA DEA - (Mit.) Bona Dea es una diosa romana, cuyo culto, muy antiguo, celebraron exclusivamente las mujeres, estando prohibida terminantemente la entrada de los hombres. Su ceremonia oficial, a principios de diciembre, se realizaba de noche en casa del primer magistrado, con presencia de las Vestales, decorándose la habitación con flores y plantas, pero excluido el mirto. Este antiguo culto, al parecer, del poder de la fertilidad, se celebró más tarde en un templo construido en el Aventino. 



Para explicar las particularidades de su culto, cuentan los mitógrafos que Bona Dea, en realidad llamada Fauna, era hija de Fauno. Su padre se enamoró de ella, pero la muchacha, imagen de la castidad, se negó a sus deseos, provocando tal ira en Fauno que la flageló con ramas de mirto, logrando al fin sus propósitos transformado en serpiente. Una segunda versión hace de Bona Dea la esposa de Fauno, mujer virtuosa y casta. Un día, sin embargo, la encontrar en su casa un jarro de vino, se emborrachó, por lo que Fauno, indignado, la golpeó con varas de mirto con tal brutalidad que provocó su muerte. Lleno de remordimientos, instituyó más tarde su culto. 
Tan rigurosa era la prohibición de que los hombres participaran en este ritual, que no se lo permitieron ni a Hércules. Esto molestó al héroe, que, en venganza, instituyó unas ceremonias enAra Maxima en las que no podían participar las mujeres.



Macrobio I, 12, 21 nos da algunas pinceladas acerca de  como podía ser su culto y las características de esta divinidad : “Bona genera todo aquello que es bueno para nuestra alimentación. […] Hay quienes opinan que la diosa tiene el poder de Juno y que por ello se le añadió un cetro real en la mano izquierda. Otros creen que es por Proserpina, y que se le inmola una puerca, porque es el animal que devoró la cosecha que Ceres ofrendó a los mortales. Asimismo hay quienes dicen que es hija de Fauno, y que se resistió a los deseos de su padre, enamorado de ella, hasta el punto de que su padre la azotó con una vara de mirto, por no haber cedido a su capricho ni siquiera atiborrada de vino. Se cree, no obstante, que el padre se metamorfoseó en serpiente y copuló con su hija. De todos esos hechos se aportan los siguientes indicios: es sacrilegio llevar una vara de mirto en su templo; sobre su cabeza se extiende una parra, el instrumento principal con el que se padre intentó seducirla; al vino que se lleva a su templo normalmente no se le llama vino, sino que al vaso en el que se sirve el vino se le llama vaso de miel, y al vino, leche. Las serpientes que hay en su templo se muestran indiferentes, ni infunden miedo ni sienten temor. […] Varrón dice que la hija de Fauno era tan pudorosa que jamás salió fuera del gineceo y su nombre nunca fue oído en público, y jamás vio ella a un hombre ni un hombre la vio a ella, por estas razones, los hombres no entran en su templo”


http://historiarte.net/diccionario/b2.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada